Usted de halla en: Cirugía Plástica > Historia del Servicio

Cirugía Plástica

Historia del Servicio

 

La cirugía plástica es la especialidad quirúrgica de la forma por excelencia. Todo aquel individuo que tiene alterada la forma de su cuerpo de manera parcial o total, temporaria o definitivamente, por un trauma congénita o adquirida, o incluso que la va cambiando con el paso de los años, puede presentar alteraciones funcionales y psíquicas que van a requerir de un enfoque interdisciplinario para su tratamiento. En una institución médica de alta complejidad como el Hospital Italiano, esto deriva en la necesidad de orientar la atención médica creando diferentes clínicas, como las de malformaciones, dismorfias mamarias, quemados, del trauma, estética y embellecimiento. Todas ellas integradas por diferentes especialistas, donde el cirujano plástico asume la función de coordinar una estrategia que conduzca al cumplimiento del objetivo médico prefijado, optimizando recursos humanos y materiales.

 

El Servicio de Cirugía Plástica nació en 1960 bajo la inspiración del Dr. José Norberto Spera, reconocido cirujano plástico, quien con inteligencia, voluntad y capacidad organizativa delineó una estructura capaz de diagnosticar y resolver las patologías de la especialidad. Los avances en cirugía reconstructiva adquirieron un desarrollo vertiginoso durante la primera y segunda guerra mundial. Nuevos colgajos fueron ideados para cubrir pérdidas tisulares cada vez de mayor complejidad por las armas de fuego de última generación y nuevas técnicas de inmovilización ósea para traumatismos faciales fueron diseñadas. Todos estos avances fueron incorporados durante el mandato del Dr. Spera que se extendió por casi 22 años. En 1982 tras la jubilación del Dr. Spera el Dr. Luis Diodato toma el comando del Servicio, bajo el mismo una de las ramas mas conocidas de la especialidad comienza un apogeo que aún perdura, la Cirugía Estética. La sistematización de los procedimientos y la resolución de los mismos con el sentido practico que caracteriza a los cirujanos marco el mandato del Dr. Diodato. Su mandato es interrumpido por su inesperada muerte en 1987. Tras tan lamentable episodio, el Servicio sufre una división que será solo temporaria. El Servicio de Cirugía Reconstructiva bajo la jefatura del Dr. Luis Alberto Margaride y el Servicio de Cirugía Estética y del Embellecimiento conducido por el Dr. Manuel Sarrabayrouse quedaron así constituidos. El Dr. Margaride propició el desarrollo del tratamiento de la patología craneofacial congénita y del traumatismo maxilofacial pediátrico estableciendo vínculos con odontólogos y fonoaudiólogos que permitieron el enfoque multidisciplinario que esa área de la Cirugía Plástica demanda. Por su lado el Dr. Sarrabayrouse llevo al desarrollo de la cirugía estética  a su máxima expresión incorporando las últimas innovaciones como la lipoaspiración y el microinjerto de folículos pilosos para el tratamiento de la calvicie androgenética. Finalmente en el año 2003 ambos servicios se reunifican bajo el nombre de Servicio de Cirugía Plástica y Estética. En concurso académico abierto y por oposición de antecedentes, el Dr. Sarrabayrouse en ungido como muevo jefe. El nuevo servicio incremento notablemente su caudal de cirugías y se reordenó en función de un nuevo enfoque interdisciplinario que permitió mejorar la calidad asistencial, facilitando nuevos avances metodológicos.

 

Su producción científica gana gran ímpetu generando una veintena de publicaciones en “journals” nacionales e internacionales. En el año 2008, el Dr. Sarrabayrouse se acoge a los beneficios de la jubilación y es nombrado Jefe Honorario del Servicio de Cirugía Plástica y Estética. En la actualidad el servicio es comandado en forma interina por el Dr. Hugo Loustau y cuenta con un plantel de cuatro médicos de planta y cuatro residentes.

 

A partir del año 1994 el Servicio de Cirugía Plástica se convierte en Unidad Académica de la Carrera de Especialista en Cirugía Plástica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires habiendo formado hasta la actualidad numerosos especialistas. Hoy en día es una de la Unidades más codiciadas  por los médicos postulantes lo que es reflejo de la excelencia académica propuesta. A su vez el Servicio es frecuente receptor de médicos rotantes del interior del país y de otros países de Latinoamérica y Europa.

 

Las metas preestablecidas por las autoridades del Servicio son numerosas y elevadas. Desde el diagnóstico y tratamiento de las patologías que involucran a la especialidad, hasta la promoción de la actividad científica a nivel nacional e internacional; desde la capacitación de recursos humanos a través de la Unidad Académica de Formación de Especialistas de la UBA, hasta el proyecto de entrenamiento de médicos residentes mediante un programa de primer nivel evaluado oportunamente por el Departamento de Docencia e Investigación. Todo ello sin perder de vista el desarrollo de la investigación clínica y experimenta para mejorar e incorporar nuevas técnicas de tratamiento, y la incorporación de nuevas patologías a las históricamente tratadas, reorganizando y optimizando los recursos existentes en función de los avances que se van registrando en este orden a nivel internacional.

 

Todos los médicos de planta tienen dedicación de tiempo completo y operan a sus pacientes en el Hospital Italiano, lo que facilita las prestaciones asistenciales y garantiza un seguimiento post-operatorio adecuado. El promedio anual de cirugías supera  los 900 procedimientos, entre los que sobresalen las reconstrucciones mamarias antólogas y protésicas, reconstrucciones esternales post mediastinitis, reconstrucciones por secuelas de trauma y cáncer, tratamientos de quemados y sus secuelas y todo tipo de procedimientos estéticos tales como lifting faciales, aumento y reducción mamaria, rinoplastias y otoplastias ente otros. Esta tarea se complementa con la atención en consultorios externos, que en 2007 superó las 2.000 consultas ambulatorias.

 

Un párrafo aparte merece el afianzamiento de los vínculos profesionales con los restantes servicios, con los cuales Cirugía Plástica y Estética mantiene una estrecha colaboración que redunda sin duda alguna en una mejor calidad general de prestación médica. Finalmente, es importante resaltar el proyecto de crecimiento que amplio la atención en el Centro Agustín Rocca, de San Justo y en todos los demás centros periféricos, en apoyo de las directivas impartidas por la Dirección del Hospital Italiano.

 

Casi 1100 médicos forman parte del cuerpo profesional, número que incluye a los médicos de planta, a los médicos asociados y contratados, a los médicos residentes y a los becarios, provenientes en su mayor parte, del interior del país y del extranjero. Dos mil personas en cambio cumplimentan las tareas de apoyo asistencial entre técnicos, personal de enfermería, mantenimiento y la función administrativa.

 

Esta es una sucinta historia de los orígenes del Hospital Italiano y del Servicio de Cirugía Plástica. No existen dudas que el sostenido trabajo cotidiano y la evolución constante en los distintos campos que cubren su función asistencial, docente y de investigación auguran un futuro promisorio para ambos.