Usted de halla en: Departamento de Pediatria > Historia

Terapia Intensiva

Historia

 

Entre 1985 y 1987, con el aporte del Gobierno de Italia y FUNI (Fundación para el Futuro del Niño) se reestructuró la planta física, dotándola de todas las características edilicias propias de una unidad moderna y segura. Se incorporó toda la tecnología propia de los cuidados intensivos, equipándola, en aquel tiempo, con equipos de monitoreo invasivo y no invasivo y con respiradores microprocesados entre otros avances.  Durante el mismo período se inició un amplio programa de entrenamiento para el plantel médico y de enfermería que incluyó pasantías por los principales centros norteamericanos y europeos. 

Desde mayo de 2007 se incorporó un anexo con seis camas en el Centro Augustín Rocca de San Justo, aumentando así, las posibilidades de recibir niños gravemente enfermos.

En 1987, el primer trasplante hepático en niños es efectuado en Argentina y, desde entonces, los cuidados intensivos pediátricos fueron protagonistas de todos los programas de trasplante pediátrico que se gestaron en este Hospital.  Durante la década del 90 se realizan en esta institución los primeros trasplantes cardíaco, cardiopulmonar, hepático con donante vivo relacionado, óseo e  intestinal de Argentina en niños. Sobre fines de la década, el gran desarrollo del servicio de oncología impulsa el inicio de un ambicioso programa de trasplante de médula ósea.  También, sobre fines de la misma década, se efectúan nuevas modificaciones edilicias y se incorporan nuevas tecnologías destinadas a mejorar las posibilidades de la asistencia respiratoria, el monitoreo y los cuidados neurocríticos. Desde su inicio, en la Unidad se han atendido más de 22.000 pacientes.

En el campo docente, la Unidad estuvo involucrada, desde su creación, en el entrenamiento de los residentes de pediatría y en la formación específica de intensivistas pediátricos. De su programa de becarios de especialización han surgido intensivistas pediátricos, que hoy dirigen o se desempeñan en diversas regiones del país o el exterior. La actividad docente de su staff se ha materializado mediante la participación en las sociedades científicas afines y a través de numerosas conferencias y cursos dictados en el país y el exterior.

La investigación ha sido otro de los pilares en su historia. Numerosos trabajos fueron plasmados en presentaciones en congresos y publicaciones nacionales y extranjeras. El primer trabajo sobre cuidados críticos pediátricos, procedente de Argentina, fue publicado en la revista oficial de la Sociedad de Medicina Crítica de Estados Unidos por un grupo de médicos de esta unidad. Igualmente el primer libro argentino sobre Cuidados Intensivos Pediátricos fue editado por este grupo en el año 2001. La presencia constante en revistas internacionales indexadas de la especialidad es un de los grandes logros del servicio, siendo pionero en nuestro país.

La Unidad ha recibido la categorización como Unidad de Terapia Intensiva Nivel 1 (la de mayor complejidad) según lo resuelto por el Comité de Gestión, Calidad y Escores de la sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Integrar una asistencia eficiente con el cuidado de todos los aspectos psicológicos, sociales y espirituales del niño y su familia han constituido la misión de este Servicio. Es el espíritu de Carlos Gianantonio y un grupo de pediatras comprometidos con su idea. sumados a un ámbito institucional rico en su cultura, generosidad y amplitud como el Hospital Italiano de Buenos Aires, los que hicieron posible este crecimiento.